¿Qué tipos de despidos laborales existen en España?  

Fecha
" Conoce los diferentes tipos de despido laboral, desde el procedente al improcedente, y comprende tus derechos como trabajador. "

En el mundo laboral, los despidos son una realidad que puede afectar a trabajadores en diversos sectores y posiciones. Estas terminaciones de contrato pueden ser causadas por una amplia gama de razones, desde problemas de rendimiento hasta reestructuraciones empresariales, cambios en las condiciones del mercado laboral o incluso motivos personales del empleador. Sin embargo, es importante destacar que, aunque los despidos son comunes, el tipo de despido puede variar significativamente, y estas diferencias pueden tener consecuencias legales y financieras importantes para ambas partes involucradas.

Despido objetivo:

Uno de los tipos más comunes de despido es el despido objetivo. En este caso, el empleador puede despedir al trabajador con un preaviso de 15 días. Puede deberse a causas que no son culpa del empleador como razones económicas o de reestructuración o pueden ser causas de despido imputables al trabajador, incluso cuando estas no sean su culpa, como faltas reiterativas, falta de adaptación o ineptitud para desempeñar el cargo. 

  • La indemnización por despido objetivo es de 20 días de salario por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.
  • Se deberá entregar una carta detallada en la que se comunique las razones del despido.
  • Se debe pagar al trabajador la indemnización ya sea mediante cheque, en efectivo o por un ingreso previo.
  • Es necesario que el despido se comunique al trabajador con 15 días de antelación, porque en caso contrario se le tendrá que pagar el salario que le pertenezca a esos 15 días.

Despido disciplinario:

Este despido ido ocurre a causa de comportamientos graves del empleado como lo pueden ser faltas de asistencia o de puntualidad, abuso de confianza, ofensas físicas o verbales a los compañeros y superiores, disminución continuada y voluntaria de la productividad y el rendimiento pactados, embriaguez o toxicomanía y acoso laboral. En este caso el despido se considera procedente.

  • No es obligatorio avisar al trabajador con quince días de antelación como en el caso del despido objetivo.
  • No da derecho a ninguna indemnización.
  • Sí se tiene derecho a finiquito y desempleo.

Despido sin causa justa: 

Por otro lado, existe el despido sin causa justificada, que ocurre cuando un empleador decide terminar el contrato de un trabajador sin que éste haya incurrido en ningún incumplimiento grave. En este tipo de despido se requiere que el empleador pague una indemnización al trabajador despedido.

¿Qué es el despido nulo?    

El despido nulo ocurre cuando la terminación del contrato se considera ilegal o inválido. Esto puede producirse cuando el empleador incurre en alguna irregularidad grave al despedir a un trabajador, violando sus derechos fundamentales o incumpliendo los procedimientos legales establecidos.

Existen varios motivos por los cuales un despido puede considerarse nulo, como situaciones de discriminación, represalias por ejercer los derechos del trabajador, violación de normas de seguridad y salud laboral y despidos realizados durante períodos protegidos, como durante el embarazo o una baja por enfermedad.

Cuando se declara un despido como nulo se considera que el trabajador nunca dejó de estar empleado y que el contrato laboral sigue vigente, por lo que tiene derecho a ser reincorporado a su puesto de trabajo, así como a recibir el pago de los salarios y beneficios que dejó de percibir durante el período en el que estuvo despedido ilegalmente. 

¿En qué consiste el proceso de despido?

¿En qué consiste el proceso de despido?

Un proceso de despido se inicia con una evaluación de la situación donde el empleador determina si es justificado terminar con el contrato de trabajo. Esto puede incluir revisar el desempeño laboral, la conducta en el lugar de trabajo o las necesidades operativas de la empresa.

En caso de que se decida proceder con este proceso, el empleador debe notificar al trabajador de su despido. Esta notificación se realiza por medio escrito, con una carta de despido que detalla las razones del despido y la fecha en que el empleo terminará oficialmente. 

Cuando el despido se hace bajo las condiciones legales estipuladas, el empleador está obligado a pagar al trabajador cualquier salario pendiente, horas extras, vacaciones no utilizadas u otros beneficios económicos que se le deban al trabajador hasta la fecha de su despido. Además, dependiendo de las circunstancias, también se puede proporcionar una indemnización por despido.

Cómo pueden impugnar los trabajadores los despidos     

En caso de que usted crea que se encuentra ante un despido injusto o ilegal, lo más recomendable es adelantar una reclamación laboral ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC), pues este servicio ofrece mediación para intentar llegar a un acuerdo. Si no se logra un acuerdo, usted puede continuar con otras acciones legales.

Es importante aclarar que este servicio puede recibir diferentes nombres en España, dependiendo de la región. Por ejemplo, en Asturias y Extremadura se conoce como Unidad de Mediación, Arbitraje y Conciliación (UMAC), en Baleares como TAMIB, y en Castilla y León como Servicio Regional de Relaciones Laborales (SERLA).

Si no se llega a un acuerdo en el SMAC o si usted opta directamente por este paso, puede presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social. Esta demanda debe exponer los motivos por los cuales considera que su despido es improcedente, nulo o discriminatorio. Es importante tener en cuenta que existe un plazo limitado para presentar la demanda ante el Juzgado de lo Social. En general, el trabajador dispone de 20 días hábiles desde la fecha del despido para presentar la demanda. Si se supera este plazo, se puede perder el derecho a impugnar los despidos.

Reconocimiento de la improcedencia del despido por parte de la empresa

Cuando una empresa reconoce la improcedencia del despido, significa que el empleador admite que la terminación del contrato de trabajo no se llevó a cabo de acuerdo con la ley o los procedimientos establecidos. Este reconocimiento implica una obligación para readmitir al trabajador en su puesto de trabajo en las mismas condiciones anteriores al despido. Además, deberá abonar al trabajador una indemnización por los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la fecha de la readmisión, a menos que la empresa ofrezca la opción de una indemnización sustitutoria.

Si tienes más dudas al respecto o crees que has sido víctima de un despido injustificado, nuestro equipo de abogados te puede ayudar ¡Escríbenos! Estaremos encantados de ayudarte a reclamar tus derechos en caso de despidos improcedentes.

Podemos ayudarte
¿Tienes una consulta jurídica? podemos ayudarte.
Contáctanos sin compromiso.
GRATIS

Más
artículos