¿Qué es la Ley de la Segunda Oportunidad?

Es un mecanismo jurídico, por medio del cual se pueden anular todas las deudas.

Quien se acoge a esta ley puede reiniciar su vida crediticia, eliminando todos los compromisos financieros que haya contraído y que no pudo pagar, debido a una fuerte insolvencia o una crisis impredecible.

La ley le otorga a su beneficiario la exoneración de las deudas, siempre y cuando cumpla con todas las condiciones para ello. 

¿Cómo puedo acogerme a la Ley de la Segunda Oportunidad?

La jurisprudencia sentencia que se deben cumplir ciertos criterios para acogerse a esta ley:

  • Ser un deudor de buena fe, es decir, haber intentado pagar. 
  • No contar con los ingresos suficientes para hacerle frente a las deudas.
  • Estar libres de procesos penales.
  • Que la deuda no supere los cinco millones de euros.
  • No haber sido beneficiado por esta ley en los últimos 10 años. 

Preguntas frecuentes sobre
Ley de Segunda Oportunidad

Cualquier persona física o autónomo.

El procedimiento de L.S.O se aplica cuando cualquier persona física, con o sin actividad empresarial, no puede hacer frente a una situación de deuda, o sea, cuando es insolvente.

Los costes de la Ley de Segunda Oportunidad pueden oscilar entre los 3.500 y los 8.000 euros, dependiendo de cada caso, situación específica y ciudad.

Cada etapa tiene una duración estimada, pero el proceso completo puede extenderse desde los 7 meses hasta los dos años. Hay varios factores que hay que tener en cuenta.

Depende de si se llega a un acuerdo extrajudicial con los acreedores o no. En caso de alcanzar el acuerdo, se pagará la deuda (sin que se genere interés y con quitas) en un plazo de cinco años. Si no se alcanza acuerdo, se exonera de pagos al deudor a través del BEPI.

Es el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho y es lo que otorga un juez al final del proceso de Ley de Segunda Oportunidad, cuando no se ha alcanzado acuerdo con los acreedores, que exonera de pago, parcial o total, al deudor.

El mediador concursal es una figura muy importante en el proceso de Ley de Segunda Oportunidad. Es quien intenta la negociación con los acreedores.

Las deudas prescriben en un plazo entre 5 y 20 años, dependiendo del tipo de deuda y siempre y cuando la entidad/organismo a la que se le deba dinero NO manifieste su intención de cobrarla.

  • Deuda hipotecaria: 20 años
  • Con Hacienda y Seguridad Social: 4 años
  • Suministros: entre 3 y 5 años
  • Préstamos personales: 5 años
  • Tarjetas de crédito: 5 años
  • Multas: 4 años
  • Alquileres: 5 años

Si no se llega a un acuerdo extrajudicial con los acreedores para aprobar el plan de pagos, se pasa a la etapa de concurso consecutivo. Aquí se produce una liquidación de bienes, si se tienen y si no se tienen y no puedes pagar, el juez podrá llegar a perdonarte incluso el 100% de la deuda.

Pongamos un ejemplo con una nómina de 1.200 euros. Los 1.000 € correspondientes al Salario Mínimo son inembargables. De los 200 euros restantes, se puede embargar el 30% del salario, en este caso 60 € (30% de 200 €).