Despido por baja laboral de larga duración

Fecha

“Me han dado la baja laboral, ¿seré despedido?” Esta no es una pregunta fuera de lo común, pues muchos trabajadores se enfrentan a esta incertidumbre. Lo cierto es que, legalmente, una baja laboral por sí sola no constituye un motivo válido para el despido. Sin embargo, es importante destacar que sí podrías ser despedido mientras te encuentras en baja médica si existe una razón justificada para ello.

Esto se debe a que el despido debido a su baja laboral vulneraría un derecho fundamental del trabajador. Sin embargo, tristemente, esta situación es demasiado común, especialmente en casos de bajas de larga duración, aunque también puede ocurrir en bajas médicas justificadas de corta duración.

Es fundamental comprender que la legislación laboral protege a los empleados contra el despido injustificado, incluidos aquellos que están en situación de baja médica. No obstante, existen circunstancias en las que un empleador puede despedir a un trabajador durante su baja, como por ejemplo si hay motivos objetivos y válidos para hacerlo, como un ajuste estructural en la empresa o un incumplimiento grave de las obligaciones laborales por parte del empleado.

¿Se puede despedir a un trabajador por baja laboral de larga duración?     

Según la normativa española, un empleador no puede despedir a un trabajador únicamente por estar de baja médica, ya que esto sería considerado un despido improcedente e incluso nulo en muchos casos.

Sin embargo, existen excepciones y circunstancias en las que un empleador podría tener la posibilidad de despedir a un trabajador durante su baja laboral de larga duración. Por ejemplo, si la empresa atraviesa por dificultades económicas graves y necesita llevar a cabo un despido colectivo, podría incluir a empleados en situación de baja médica, aunque con ciertas garantías y procedimientos específicos establecidos por la ley.

También podría darse el caso de que durante la baja médica se descubra algún tipo de fraude por parte del empleado, como simular una enfermedad o lesionarse de manera intencionada. En tales situaciones, el empleador podría justificar el despido del trabajador, siempre y cuando pueda probar la existencia del fraude.

¿Qué puede hacer el trabajador si es despedido por esta causa?

Qué puede hacer el trabajador si es despedido por esta causa

Lo primero que se debería hacer en este caso es consultar con un abogado laboralista que pueda evaluar la situación y determinar si el despido fue legal o injustificado. Es posible que el abogado laboral sugiera revisar detenidamente la carta de despido proporcionada por el empleador para ver si se indican motivos específicos para el despido y si se cumplió con los procedimientos establecidos por la ley y el convenio colectivo.

Si usted considera  o tiene pruebas de que el despido fue injusto, puede presentar una demanda ante los tribunales laborales. En España, existe un plazo limitado para presentar la demanda, por lo que es importante actuar rápidamente.

En caso de que se determine que el despido fue improcedente o nulo, el trabajador puede tener derecho a una indemnización. La cantidad de la indemnización dependerá de varios factores, como la antigüedad del trabajador y las circunstancias específicas del despido.

¿Cuándo se considera baja laboral de larga duración? 

Se considera una baja laboral de larga duración cuando se extiende  más allá de los 365 días. Este tipo de baja se denomina «incapacidad temporal prolongada» y puede estar relacionada con una enfermedad, lesión o cualquier otra causa médica que impida al trabajador desempeñar sus funciones laborales durante un período prolongado.

Consecuencias del despido nulo en periodos de baja

En caso de que se determine la invalidez del despido, el empleador estará obligado, a menos que se acuerde otra disposición, a reinstaurar al trabajador en su posición dentro de un plazo de tres días, manteniendo inalteradas las condiciones contractuales. Si la reincorporación al trabajo no es factible, como por ejemplo si la empresa ha cerrado, un juez puede decidir declarar el despido como improcedente en lugar de nulo. En tal caso, en vez de la reincorporación, se otorgará una compensación por despido improcedente.

Además, el empleado despedido tiene derecho a recibir una compensación económica en forma de salarios de tramitación. Estos salarios corresponden a la cantidad dejada de percibir desde la fecha del despido hasta la fecha de reinstauración, debido a la inactividad laboral durante ese período.

En determinadas circunstancias, existe la posibilidad de obtener una compensación económica además de ser restituido en el puesto de trabajo, aunque conseguirlo no es sencillo a menos que se cuente con la representación de un abogado especializado en Derecho Laboral, quien deberá presentar esta solicitud previamente ante el organismo de mediación, arbitraje y conciliación correspondiente.

Es por eso que recomendamos contactarnos para obtener un acompañamiento por parte de expertos laborales con una amplia trayectoria en derecho laboral. No dudes en contactarnos para recibir una asesoría personalizada.

Podemos ayudarte
¿Tienes una consulta jurídica? podemos ayudarte.
Contáctanos sin compromiso.
GRATIS

Más
artículos